Por qué es importante reciclar

Uno de los rumores más extendidos en cuanto a la gestión de residuos urbanos es si realmente sirve reciclar, o si la obligatoriedad de separar nuestros residuos es una estrategia más orientada al beneficio político que hacia el medio ambiente. Por otro lado, es común encontrarnos con imágenes de animales marinos muertos por ingesta de plásticos, o ríos absolutamente contaminados con aceites, lo que puede reforzar esa primera impresión de ineficacia.

Cuanto más se recicla más fácil es

Cuando nuestros residuos llegan a un centro de transferencia, el proceso de separación prosigue. Los residuos pasan por distintas cintas, tambores e imanes que los separan en diversas fracciones: papel, metales, plásticos, fracción orgánica, etc. Estos procesos, como cualquier otro, no puede ser eficaz al 100%. En cada una de las fases de produce lo que se conoce como “resto”, que es, en definitiva, material de difícil reciclaje que terminará bien en una incineradora o bien, en un vertedero. Sin embargo, cuanta menor sea la mezcla que llega a cada uno de estos circuitos, mayor será la eficacia del mismo para separar los componentes según su composición. Cuanto más separemos, menos tendremos que quemar o amontonar.

El impacto económico

La gestión de residuos es un servicio esencialmente público. Aunque puede haber empresas públicas o privadas que se ocupen de la gestión de los residuos y de su reciclaje, en cualquier caso el ciudadano paga con sus impuestos una gran parte de esta gestión. Contribuir a que el proceso sea eficaz nos ayuda a utilizar de forma más eficiente nuestros impuestos.

Beneficios del reciclaje – las ventajas de reciclar

Los residuos son nuevos recursos

Un residuo, cuando se recicla, se transforma directamente en una materia prima que puede ser incorporada de nuevo al circuito productivo. Esto es especialmente importante en el caso de materiales escasos, como el coltán o el plomo, aunque no podemos desdeñar otros materiales como plásticos o papel. Dado que cualquier actividad extractiva, ya sea de las industrias petrolífera, maderera, minera, etc, tiene un impacto ambiental, este puede ser minimizado al reducir la demanda de materias primas.

Menor contaminación ambiental

En ocasiones los servicios de gestión ambiental ven su capacidad sobrepasada. En otros casos, los propios ciudadanos o las empresas eligen una forma ilegal de gestionar sus residuos. Esto se traduce en depósitos no controlados de residuos que pueden tardar miles de años en descomponerse y reintegrarse a un ciclo de materia. Muchas veces son arrastrados por lluvias y otros cursos hídricos y terminan en grandes balsas de agua y, en última instancia, en el mar. Lo que podría acabar como un recurso se convierte en un importante foco de contaminación. Así, reciclando esto se reduce.

Menos enfermedades

Los depósitos incontrolados de residuos pueden conformarse como una foco de infecciones y otras enfermedades. En especial los llamados residuos peligrosos, como disolventes o aceites, pueden generar muy diversas enfermedades que además, suelen afectar a aquellos segmentos de población más vulnerable.

Generar empleo verde

Otro de los beneficios del reciclaje es que alguien tiene que llevarlo a cabo. El reciclaje es una importante fuente del llamado “empleo verde”, empleo directamente relacionado o respetuoso con el medio ambiente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *