Tue. Aug 20th, 2019

Puerto Armuelles no es un Pueblo fantasma

Un junio lleno de actividades positivas en nuestra hermosa tierra La ciudad de las Arenas, unas patronales que aunque carece aún de muchos recursos en los últimos años ha podido levantarse como el ave fénix con ayuda de personas e instituciones que siempre dan la mano y por otro lado la celebración del Corpus Christi una actividad religiosa para toda la familia que gracias a la iniciativa de la Parroquia San Antonio, con la ayuda de grupos como Grupo Pro Cultura de Baru, Centro de Estudios Superiores de Bellas Artes Verisimo Castillo  y sus patrocinadores.

Porque hago la mención de estas dos actividades, porque hay tantas cosas que se pueden desarrollar en nuestra tierra y me alegra que se apueste por actividades algunas ya establecidas y otras por desarrollar que tienen mucho potencial, un potencial que se ha mencionado en muchas ocasiones y me alegro que grupos incansables trabajen para promocionar nuestro atractivo turístico. Existen muchas actividades durante todo el año que tienen ese potencial pero lamentablemente no se les da ese apoyo que tanto necesitan, nuestro trabajo es darlas a conocer.  Es lamentable que mucho del recurso sea dirigido a actividades que en esencia son positivas pero no conforman en lo absoluto la única fuente de turismo del Distrito de Barú ni mucho menos darse golpe de pecho que trabajan por el turismo de Barú cuando luego de una actividad desaparecen en la oscuridad. Siempre hemos creído que las cosas cuando se van hacer se hagan bien es lo único que el pueblo siempre ha querido ya que Barú es un pueblo que apoya, sale en familia en masa cada vez que hay una actividad en el Distrito especialmente en la ciudad de Puerto Armuelles.

Puerto Armuelles no es un Pueblo fantasma como muchos dicen, inclusive porteños que no han regresado a su tierra en mucho tiempo escriben y comentan que puerto es un lugar olvidado quizás olvidado por aquellos que olvidaron su origen, sus amigos de infancia, sus vecinos, sus maestros y profesores, las calles en donde alguna vez jugaron y compartieron los momentos más felices. Pero los que no olvidamos somos los que vemos siempre algo positivo, vemos alegría, recordamos con nostalgia una época que nos enseñó mucho y que forjo el carácter de muchos. Como todo en la vida siempre hay que ver hacia adelante y es por esa razón que siempre despertamos con esas ganas de mostrar lo positivo de nuestra tierra, de nuestra gente. Nuestra tierra está volviendo poco a poco a levantarse pero necesita de la ayuda de todos. Saludos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *