Mon. Aug 19th, 2019

Matthijs de Ligt, Frenkie de Jong y Dani de Wit se entrenan en el estadio del Tottenham.

Tottenham y Ajax el retorno a las raíces del fútbol

Dos clubes austeros y sin apenas desembolsos en fichajes se disputan la semifinal de la Copa de Europa liderados por técnicos que apuestan por los jugadores jóvenes

Donny van de Beek tiene 22 años. Pero bajo las luces plateadas del nuevo estadio del Tottenham este rubio casi albino de Nijkerkerveen parece un quinceañero. “Recuerdo como si fuera ayer el día que fui al Amsterdam Arena a ver al Ajax jugar un partido de Champions contra el Dinamo de Kiev”, dijo el mediapunta. “Era un hincha. Ni se me pasó por la cabeza que podría hacer lo que estoy haciendo ahora. Quiero que este momento se prolongue. ¡Por supuesto que queremos ganar el título!”.

Sentado a su lado, Erik ten Hag, su entrenador, lo mira enternecido. Este martes (21.00, Movistar Liga de Campeones) dirigirá a su equipo en el encuentro más inesperado de la Champions. Cada uno a su manera, el Tottenham y el Ajax representan el retorno a las raíces del fútbol. Justo cuando parecía que la única vía que ofrecía la industria hacia la máxima competición eran los proyectos que inflaban el mercado de fichajes, el club de Ámsterdam y el club del norte de Londres han construido dos semifinalistas sin gastarse un euro en reforzar a sus actuales plantillas en las dos últimas ventanas de fichajes.

“Necesitas ser creativo e innovador”, dice Ten Hag, cuando le preguntan cuál es la receta para crear sin inversiones desaforadas una maquinaria como su Ajax, capaz de eliminar al Madrid y a la Juventus barriéndolos del campo. “Hay que innovar en la captación de talentos, en el adiestramiento y en el modo de jugar”, explica. “Eso es muy importante. Pero sobre todo necesitas atreverte a dar a los jóvenes la oportunidad de jugar con continuidad. Para eso hace falta una filosofía de club y una estructura que te sustente cuando asumas ese riesgo”.

“Nadie habría apostado por un equipo holandés en semifinales”, señala el técnico ajacied. “Los chicos como Donny de Beek o Frenkie de Jong lo han hecho posible porque han madurado con cada partido. Han ganado experiencia sobre la marcha hasta integrarse como un equipo. Ahora no tenemos nada que perder”.

El fenómeno de los jóvenes que acaban adueñándose de un gran equipo hasta conquistar el mundo es tan viejo como el fútbol. Trasciende la Champions. Si los chicos del Ajax de Ten Hag son el motor de la renacida selección de Holanda, la selección de Inglaterra que alcanzó el cuarto puesto del Mundial de Rusia es tributaria del trabajo de Mauricio Pochettino con los jóvenes del Tottenham. Las motivaciones, sin embargo, han sido diferentes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *